Transformación del corcho

EL CORCHO, NUESTRO RECURSO MÁS PRECIADO

En la Almoraima también se realiza la transformación del corcho, mediante una serie de procesos que veremos a continuación.

Transformación del corcho

Cuando el corcho llega del monte, se deja reposar en un patio.Las fases de estos procesos son totalmente manuales y sólo se utiliza como herramienta el cuchillo corchero, manejado por manos expertas.

Cocido: Su finalidad es dar elasticidad al corcho, eliminar taninos, ceras y sustancias solubles al agua, además de eliminar la presencia de insectos y aplanar las panas. Se realiza en calderas de acero inoxidable, sumergiendo el corcho en agua hirviendo entre tres cuartos de hora y una hora.


Calibrado: Consiste en clasificar el corcho en función de su calibre, pues éste regula en buena parte sus posibles aplicaciones posteriores. – La unidad de medida en el calibre es la “línea”, que equivale a 2,25 milímetros.

Descargar Política Cadena de Custodia PEFC

Aunque para su venta pueden agruparse distintas clases de calibre, actualmente se comercializan las siguientes:

Líneas8-1111-1313-1515-1818-24
Milímetros18,00-24,1524,75-29,2529,25-33,7533,75-40,5040,50-54,00

Igualmente en el calibrado se separa el refugo (corcho de mala calidad no apto para tapón “natural”) que se destina a trituración y se usa posteriormente como aglomerado.

Escogido: Si durante la operación de calibrado se clasifica el corcho en función del espesor, en el escogido se obtienen las distintas calidades dentro de cada calibre.


Los principales factores determinantes de la calidad son:

  1. Porosidad.
  2. Textura, es decir la regularidad o irregularidad de los crecimientos anuales.
  3. Color, siendo el de mejor calidad el corcho de color rosado y el de peor calidad el manchado o amarillento.
  4. Finura de grano.
  5. Otros: regularidad de las panas y lisura de sus caras, canto, restos de enfermedades o plagas, corcho terroso, etc.

Prensado y enfardado: Tiene como fin aplanar las panas con presión para reducir el volumen de los fardos que se formarán con ellas. Esta operación es necesaria cuando el corcho va a ser transportado a largas distancias. A la vez que se prensa, se procede al enfardado del corcho, atándolo por medio de alambres.


De este modo se hace manejable en el transporte y se traslada un mayor peso por unidad de volumen. En el transporte de corcho, por su baja densidad, se limita el volumen y no el peso.